Mi encuentro con el maestro Corazón

Mi testimonio, compartido con mucho amor:

cold snow sea dawn
Photo by Viajero Cool on Pexels.com

Desde mi búsqueda activa para aumentar mi estado de conciencia, por esas coincidencias que nos da la vida cuando nos adentramos en el apasionante mundo de la introspección, de mirar hacia adentro, descubrí el Viaje al Maestro Corazón.

Mi constante pasión por conocer cosas nuevas y de sobrepasar limites, me llevaron a experimentar con las fronteras de lo desconocido y querer así, viajar al interior de mi ser; conocer qué hay en mi corazón y saber si es cierto que el corazón es un órgano que tiene otra función diferente a la de bombear sangre a todo nuestro cuerpo.

Como toda nueva experiencia, las sensaciones eran de todo tipo, empezando por el conocido miedo que paraliza, que hace que no avancemos, pasando por la incertidumbre que trae lo desconocido… y finalmente, el salto de fe, el paso de confiar y soltar ante la grandeza de nuestro ser. Ahí estaba encontrándome face to face con mi corazón.

Lo que vino después de dejarme abrazar por la infinita bondad de mi interior, fue maravilloso, una enorme sensación de tranquilidad y bondad se apoderó de toda mi existencia, la compasión en estado puro y desde allí continué mi viaje hacia mi absoluta presencia en el cosmos, desprendiéndome de lo que soy (o creo ser) de lo que me rodea y del tiempo que siempre nos hace pensar que todo es medido, todo es corto o efímero.

El amor puro estaba esperándome, una tranquilidad indescriptible, la que te hace saber inmediatamente que te encuentras ante la presencia de una inteligencia superior, divina, que no juzga nada, que no cuestiona nada y que simplemente te acepta tal cual como eres.

Desde ahí, fue fácil preguntar a esa grandeza superior por todo lo que en mi vida me estaba “picando”,  haciendo mella; las respuestas llegaron por si solas y me permitieron saber y entender que, es la mente la que nos juega la mala pasada, es ella la que te hace sentir alejado, desconectado, sentir que no eres merecedor de la abundancia, del amor que todo lo puede y que todo lo hace bello, simplemente decidí hacerla a un lado, sin temor a lo que podría pasar y todo resultó maravilloso.

Con mi experiencia de este Viaje al Maestro Corazón, logré dar un importante paso en ese encuentro conmigo mismo, me ha hecho entender que es un camino que merece ser recorrido y que nunca es tarde para empezarlo. Y cada vez que recuerdo esa profunda sensación de bienestar me hace pensar que no debo descuidarlo y que debo, como quien cuida cualquier camino hecho para que nos facilite la llegada desde un punto a otro, transitarlo continuamente, limpiarlo, adecuarlo, modificarlo para que así pueda alcanzar mis objetivos, y encontrar la sabiduría y amor que reside en cada uno de nosotros.

Invito a quien lea estas letras a que empiece ese camino, que escuche el llamado de su corazón, que, sin lugar a dudas, es donde habita el amor que necesitamos conocer para continuar por este viaje maravilloso que se llama vida.

Octavio Camelo.

Hola, yo Soy Octavio Camelo
Hola, yo Soy Octavio Camelo

Aprendiz de la vida, inquieto, Y hora viajero al corazón.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: